HERMANDAD DEL AMPARO.

Ir abajo

HERMANDAD DEL AMPARO.

Mensaje por Peccatorum el Miér 12 Sep 2018 - 13:53

Real Parroquia de Santa María Magdalena



R e s e ñ a   H i s t ó r i c a.

Según parece, el Arzobispo de Sevilla don Fernando de Valdés, fundó en el siglo XVI una piadosa institución llamada “Amparo de María Santísima y San José”, cuya finalidad era la de acoger niños expósitos, cuyo número era considerable por aquellas fechas. De dicha institución parece que deriva su título, si bien no han faltado legendarios relatos que tienden a explicarlo de otra manera y que se basan en la misericordia ejercida sobre un ladrón que intentó robarle la corona. En este mismo siglo XVI se encontraba afincado en Sevilla el escultor flamenco Roque Balduque, a quien se le ha venido atribuyendo la autoría de la Sagrada Imagen, sin lugar a dudas, Patrona de la institución anteriormente citada. S.S. Alejandro VII (1655-1667) concedió a la Iglesia de España la fiesta titulada del “Patrocinio de Nuestra Señora”, estableciéndose la misma en una de las domínicas del mes de noviembre. Con posterioridad, dicha fiesta sería extendida a toda la cristiandad por Benedicto XIII (1724-1730).

A lo largo de los siglos, la imagen de Nuestra Señora del Amparo ha contado con una innumerable cantidad de devotos, entre los que son dignos de recuerdo el Arzobispo don Jaime de Palafox y Cardona (s. XVII), los duques de Montpensier (s. XIX), S.A.R. la Infanta doña Luisa de Orleans y su hijo el Príncipe don Carlos de Borbón (s. XX), etc. Hallándose en 1735 el virginal simulacro en la Parroquia de Santa María Magdalena, se formó una Hermandad para darle culto, cuyas Reglas fueron aprobadas por la Jerarquía Eclesiástica el día 22 de diciembre de 1736.

Las primitivas Reglas estipulaban que la Hermandad celebraría su Fiesta Principal el día de la Expectación de Nuestra Señora (18 de diciembre), pero pronto se trasladaría a la fiesta del Patrocinio de la Santísima Virgen (segundo domingo de noviembre), más en consonancia con la advocación titular. A las diez de la mañana del sábado 1º de noviembre de 1755, se produjo el formidable terremoto de Lisboa, que causó numerosos estragos en diversas collaciones de la ciudad; sin embargo, en la de la Magdalena no se registraron daños considerables y ello se interpretó como una patente muestra de la protección que a la misma dispensaba la Santísima Virgen del Amparo, por lo que su Hermandad, en unión del venerable Clero parroquial, hizo un solemne voto por el que conjuntamente celebrarían a perpetuidad Novena, Función, Procesión, Vísperas y Maitines, así como el de defender la entonces piadosa creencia de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora.

Tras años de intentos de refundar la corporación, lo hace finalmente el 8 de septiembre del año VI, festividad de la Natividad de la Virgen Maria, siendo restaurada la Stma. Virgen del Amparo y bendecida el 15 de septiembre a las 12:00 horas en la Real Parroquia de Santa María Magdalena.

  • Archivo histórico


                                                                                                                              


L a      H e r m a n d a d.

  • Título completo: Real, Venerable e Ilustre Hermandad de Nuestra Señora del Amparo.
  • Hermano Mayor: Peccatorum.
  • Sede canónica: Parroquia de Santa María Magdalena.
  • Fundación: 8 de septiembre del año VI.
  • Nómina de hermanos: 100 hermanos.
  • Cortejo procesional: 30 hermanos.
  • Heráldica: El escudo de la Hermandad está constituido por un corazón de gules sumado por llamas de oro; a derecha e izquierda del mismo aparecen dos alas también de oro al igual que el anagrama de María que carga sobre la referida figura. Bajo esta, a derecha e izquierda formando ángulo, dos óvalos con los escudos de la casa Borbón-Orleáns: a la derecha sobre fondo de azur, tres lises de plata, y a la izquierda, repetido el anterior rodeado por una banda de gules; bajo el vértice formado por éstos, un escudo con bordura de oro y en su interior el pomero alusivo a Sta. María Magdalena, Titular del Templo donde se encuentra establecida la Hermandad. Todo ello rodeado por una orla barroca rematada por la corona real.

    También esta Hermandad suele utilizar un escudo abreviado que está formado por el anteriormente descrito corazón alado, que podrá estar rodeado por una gloria de rayos, tal como lo porta en su mano derecha nuestra Bendita Imagen Titular. El escudo es el distintivo propio de la Hermandad, y en cualquiera de sus formas es indispensable como membrete en todos los oficios y documentos que la Hermandad utilice.

    El escudo formará parte de la principal insignia representativa de la hermandad, denominada coloquialmente estandarte, consistente en una bandera en rica tela color blanco o similar recogida alrededor de un asta por un cordón con sus correspondientes borlones. El asta de dicho estandarte se rematará por una cruz latina de plata o metal plateado.

    La medalla corporativa será ostentada por todos los miembros de la Hermandad en toda clase de actos solemnes de cultos o representativos. Dicha medalla estará confeccionada en plata o metal plateado, en su anverso aparecerá reproducida la Sagrada Efigie de Nuestra Señora del Amparo y en el reverso el escudo de la Hermandad. Se sustentará esta medalla por un cordón de seda o similar de color amarillo-oro.


                                          




N t r a.      S r a.    d e l      A m p a r o.

Resulta obvio que cualquier Hermandad gira siempre en torno a su imagen, pero en la de Nuestra Señora del Amparo esto alcanza un grado superlativo, por la categoría y la sublimidad sin límites de la talla titular. Obra del siglo XVI atribuida a Roque de Balduque, a quien hubiera bastado esta sola obra para acreditar su fama como “imaginero de la Madre de Dios”. El Doctor Roda Peña asegura su autoría con bastante documentación indirecta que relaciona la imagen de Nuestra Señora del Amparo con el mencionado imaginero, considerando además que contaría con la colaboración en el estofado y pintura del pintor Antonio de Alfián, consiguiendo ambos una de las creaciones más afortunadas en lo que a imaginería mariana se refiere.

Nuestra Señora del Amparo constituye uno de los más altos exponentes de la devoción de Sevilla a la Madre de Dios. Reconocida como Patrona y Protectora de la feligresía de Santa María Magdalena desde mediados del siglo XVIII, su fama de milagrosa y la atracción de su bellísima Imagen hicieron que muy pronto esta devoción se extendiese no sólo por toda la ciudad sino por puntos muy distantes de su Archidiócesis e incluso de América Latina.

La Virgen, de pie, viste túnica jacinto, toca marfileña y manto azul ricamente estofado. La túnica, con escote abrochado en la base del cuello, ostenta una estampación floral, donde predominan los oros con perfiles rojos y blancos. Cae en múltiples pliegues que al llegar al suelo se quiebran en otros más pequeños y ondulantes. Bajo el borde inferior, enriquecido por una fimbria de elementos vegetales dorados y cincelados, asoma tímidamente el zapato derecho. El manto azul-verdoso está estampado con grandes medallones dorados y cincelados. Su importante cenefa perimetral emplea elementos vegetales en tonos azules, rojos y blancos sobre oro cincelado. Y sus vueltas, también marfileñas, dejan ver una lucida decoración floral menuda. Las florecillas, de cuatro pétalos, quedan silueteadas en rojo, contrastando vivamente con las hojitas verdes.

El pequeño Jesús, con pañal rojo, se asienta sobre el brazo izquierdo de María. Su desnudez es signo de pureza y de inocencia. Simbolismo que se enriquece con el rojo de los pañales, clara alusión al sacrificio.

  




E l      c o r a z ó n      a l a d o.

Es el símbolo que mejor representa a Nuesta Señora del Amparo, atributo principal que porta la Santísima Virgen. En palabras del P. González Cantero, cura párroco de Santa María Magdalena en 1755: “En la mano derecha un corazón con alas; todo adornado de diamantes, el que es símbolo de varios sagrados significados: los dos más propios del título de esta devotísima Señora, son el primero dar a conocer aquellas ansias que su ardiente corazón tuvo en los nueve días de la expectación del parto de su Santísimo Hijo y Salvador del género humano y aun por este motivo se celebraba la festividad principal de esta imagen en el dicho misterio de la Expectación antes que se erigiese Hermandad y algunos años después de erigida, día 18 de diciembre; y dicha Hermandad trasladó dicha fiesta y novena por justas causas y motivos con aprobación del Sr. Provisor, al día grande del Patrocinio domingo primero [sic] de noviembre, por ser precisamente día de su fiesta y por ser día propio del amparo de María Santísima; y así tienen otro sentido y significación el corazón con alas que dicha Imagen tiene en sus manos: es darnos a conocer lo pronto de su Amparo y acelerada protección para todo el que la invoca según sentir común y universal de Santos Padres y como esta inclinación en María Santísima es tan propia por ser madre de todo el género humano ECCE MATER TUA, pues en este lugar y ejercicio nos la legó Nuestro Señor en el Calvario […]”.






L a      C a p i l l a.

En la cabecera de  la nave de Evangelio del templo Parroquial se encuentra la Capilla de Nuestra Señora del Amparo. Su imagen se venera en el interior de un extraordinario camarín, inaugurado el 19 de marzo de 1916, solemnidad de San José, joyel de cerámica trianera cuya visión se ha hecho ya consustancial a la de nuestra venerada titular en su Capilla.

Desde el traslado definitivo de la Parroquia de Santa María Magdalena al templo del exconvento dominico de San Pablo en 1848 le fue adjudicada a la Santísima Virgen del Amparo la Capilla que preside la Nave del Evangelio, antigua del Santísimo Cristo de Confalón. Debieron de acometerse entonces reformas en el retablo para adaptarlo al nuevo uso, si bien no se conserva documentación al respecto. No es hasta principios del siglo XX, en Acta de Cabildo de 7/11/1910, cuando se comienza a hablar de aumentar el espacio destinado para la Imagen. Se aporta como idea el traslado de la Imagen a la Capilla de la cabecera de la Nave del Epístola, con más posibilidades para edificar un camarín tras el retablo (capilla que fue ocupada posteriormente por la Hermandad del Calvario) e incluso la construcción de una nueva capilla, de nueva planta, aprovechando terrenos liberados en los derribos de la calle San Pablo. Sin embargo la idea que finalmente se decidió y pudo abordarse fue la de la construcción de un camarín en su Capilla de siempre, tras el retablo, aprovechando el pasillo existente entre los muros del templo y la sacristía, con acceso al mismo desde la Sacristía del Templo mediante una escalera de mármol.

La construcción del camarín se realizó entre los años 1915 y 1916. De planta octogonal, sus paredes están recubiertas por azulejería trianera de la época, realizada en la Fábrica “Los Remedios” de Julio Laffite Castro, estando cubierto por una cúpula con pinturas al fresco realizadas en 1916 por el artista Enrique Orce Mármol, conocido fundamentalmente por su labor como ceramista, aunque también trabajó en otros oficios artísticos como la pintura o incluso la imaginería. Aunque sin documentación hasta el momento no sería aventurado atribuirle al propio Orce el proyecto decorativo cerámico de las paredes del camarín de la Virgen. Este proyecto cerámico quedó inconcluso entonces, sustituyéndose el panel cerámico central trasero proyectado por una vidriera que pronto quedó inutilizada y no existe desde hace bastantes años, habiendo quedado en su lugar un hueco que actualmente cubre una cortina de seda.

El camarín se inauguró el día 19 de marzo de 1916, Solemnidad de San José, en el transcurso de una Función Solemne, editándose estampas conmemorativas y una medalla en cuyo anverso figura la Santísima Virgen y en el reverso la imagen montañesina del San José de la parroquia.





E l      D o m i n g o      d e      G l o r i a s.

  • Día de salida: Tarde del Domingo de Glorias.
  • Hermanos acompañantes: 30.
  • Paso procesional: Se estrena en su totalidad aún en fase de carpintería. Se trata de una extraordinaria obra realizada en el taller de Antonio Corrales, sobre proyecto de Montenegro. Su recia estructura (especialmente los candelabros, diseñados como compactos arbotantes) complementa con acierto la majestuosidad escultórica de la Virgen, que se alza sobre peana tallada por Lucas de Prada en 1831, según diseño del Arquitecto Municipal Melchor Cano. Es de estilo neoclásico. El paso porta cuatro candelabros de guardabrisas en forma de arbotantes, rematando con farol de orfebreria, obra de Jorge Ferrer. Los respiraderos prolongan este ritmo plástico, alternando espacios vacíos con adornos grávidos a modo de festones o cornucopias.
  • Acompañamiento Musical: Sociedad Filarmónica Nuestra Señora del Carmen de Salteras (aún por determinar).
  • Equipo de capataces: Ismael Vargas Crespo y auxiliares.
  • Exorno floral: Rosas y nardos.
  • Itinerario: Salida, Cristo del Calvario (17:45 horas), San Pablo (18:00), Puerta de Triana (18:30), Reyes Católicos (18:35), Julio César (18:40), Canalejas (19:00), Gravina (19:10), San Pedro Mártir (19:25), Bailén (19:40), Murillo (20:10), Plaza de la Magdalena (20:30), San Pablo (20:45), Cristo del Calvario (21:10), Entrada (21:30 horas).






avatar
Peccatorum
Herman@ Mayor
Herman@ Mayor

Cantidad de envíos : 2094
Fecha de inscripción : 01/04/2016

https://gloriadesanlorenzo.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.