Calendario de Actos y Cultos Año VI

Ir abajo

Calendario de Actos y Cultos Año VI

Mensaje por Rocío del Cielo el Mar 18 Sep 2018 - 13:44




  • Participación en el Corpus Christi - 13 de Septiembre
  • Solemne Bendición de los Titulares - 15 de Septiembre a las 12 de la mañana
  • Triduo a Maria Santísima, Madre de los Desamparados - 20,21 y 22 de Septiembre a las 20:30 de la tarde
  • Función Solemne - 23 de Septiembre a las 11 de la mañana
  • Solemne Besamanos - 23 de Septiembre.Todo el día
  • Misa de Difuntos - 24 de Septiembre a las 20:30 de la tarde
  • Festividad de Cristo Rey - 30 de Septiembre a las 11 de la mañana
  • Misa de Hermandad - 2 de Octubre a las 20:30 de la tarde
  • Triduo a San Esteban - 4,5 y 6 de Octubre a las 20:30 de la tarde
  • Misa a San Juan de Ribera - 8 de Octubre a las 20:30 de la tarde
  • Solemne Quinario - 9,10,11,12 y 13 de Octubre a las 20:30 de la tarde
  • Función Principal de Instituto - 14 de Octubre a las 11 de la mañana
  • Besapies - 14 de Octubre.Todo el día
  • Via Crucis - 16 de Octubre
  • Domingo de Ramos,misa de Palmas - 21 de Octubre a las 11 de la mañana
  • Martes Santo - 23 de Octubre
avatar
Rocío del Cielo
Consejo de Glorias
Consejo de Glorias

Cantidad de envíos : 6056
Fecha de inscripción : 06/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Calendario de Actos y Cultos Año VI

Mensaje por Rocío del Cielo el Mar 18 Sep 2018 - 23:08

Bendición

Amanecía en el barrio de San Esteban, una hermosa mañana, que sin duda quedaría para el recuerdo en la joven historia de nuestra corporación. Si bien, sería el principio de un gran sueño de todos los hermanos y devotos de la Cofradía de San Esteban.

Mucho público se encontraba congregado dentro del templo, a la espera de que empezara el acto donde serían bendecidas, las solemnes imágenes de Nuestros amantísimos titulares, y que sin duda alguna, sería recordado por todos aquellos hermanos que asistieron a dicho acto.
avatar
Rocío del Cielo
Consejo de Glorias
Consejo de Glorias

Cantidad de envíos : 6056
Fecha de inscripción : 06/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Calendario de Actos y Cultos Año VI

Mensaje por Rocío del Cielo el Sáb 22 Sep 2018 - 14:01

1º Día del Solemne Triduo en honor a María Santísima Madre de los Desamparados


Lectura del evangelio según san Marcos (Capitulo 1)

Jesús es bautizado por Juan — Jesús predica el Evangelio, llama discípulos, expulsa demonios, sana a los enfermos y limpia a un leproso.
Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios.
Como está escrito en Isaías, el profeta:
He aquí yo envío a mi mensajero delante de tu faz,
que preparará tu camino delante de ti.
Voz del que clama en el desierto:
Preparad el camino del Señor;
enderezad sus sendas.
Bautizaba Juan en el desierto y predicaba el bautismo de arrepentimiento para remisión de pecados.
Y salía a él toda la provincia de Judea y los de Jerusalén; y eran todos bautizados por él en el río Jordán, confesando sus pecados.
Y Juan andaba vestido de pelo de camello y con un cinto de cuero alrededor de sus lomos; y comía langostas y miel silvestre.
Y predicaba, diciendo: Viene tras mí el que es más poderoso que yo, a quien no soy digno de desatar, encorvado, la correa de sus sandalias.
Yo a la verdad os he bautizado con agua, mas él os bautizará con el Espíritu Santo.
Y aconteció en aquellos días que Jesús vino de Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán.
E inmediatamente, subiendo del agua, vio abrirse los cielos y al Espíritu como paloma que descendía sobre él.
Y vino una voz de los cielos que decía: Tú eres mi Hijo Amado; en ti me complazco.
Y enseguida el Espíritu le impulsó a ir al desierto.
Y estuvo allí en el desierto cuarenta días y era tentado por Satanás; y estaba con las fieras, y los ángeles le servían.
Y después que Juan fue encarcelado, Jesús fue a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios,
y diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el evangelio.
Y pasando junto al mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés que echaban la red en el mar, porque eran pescadores.
Y les dijo Jesús: Venid en pos de mí, y haré que seáis pescadores de hombres.
Y al instante, dejando sus redes, le siguieron.
Y pasando de allí un poco más adelante, vio a Jacobo hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan; y ellos también estaban en la barca, remendando las redes.
Y enseguida los llamó; y dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, fueron en pos de él.
Y entraron en Capernaúm; y enseguida en el día de reposo, entrando en la sinagoga, enseñaba.

Palabra del Señor.


avatar
Rocío del Cielo
Consejo de Glorias
Consejo de Glorias

Cantidad de envíos : 6056
Fecha de inscripción : 06/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Calendario de Actos y Cultos Año VI

Mensaje por Rocío del Cielo el Sáb 22 Sep 2018 - 14:09

2º Día del Solemne Triduo en honor a María Santísima Madre de los Desamparados

Lectura del evangelio según San Marcos (Capitulo 1, 22)

Y se admiraban de su doctrina, porque les enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas.
Y había en la sinagoga de ellos un hombre con espíritu inmundo, el cual dio voces,
diciendo: ¡Ah!, ¿qué tienes con nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Sé quién eres: el Santo de Dios.
Y Jesús le reprendió, diciendo: ¡Enmudece y sal de él!
Y el espíritu inmundo, sacudiéndole con violencia y clamando a gran voz, salió de él.
Y todos se maravillaron, de tal manera que discutían entre sí, diciendo: ¿Qué es esto? ¿Qué nueva doctrina es esta, que con autoridad manda aun a los espíritus inmundos, y le obedecen?
Y su fama se difundió rápidamente por toda la provincia alrededor de Galilea.
Y al salir de la sinagoga, fueron a casa de Simón y de Andrés, con Jacobo y Juan.
Y la suegra de Simón estaba acostada con fiebre; y enseguida le hablaron de ella.
Entonces, acercándose él, la tomó de la mano y la levantó; y al instante la dejó la fiebre, y ella les servía.
Y cuando cayó la tarde, luego que el sol se puso, le trajeron todos los que estaban enfermos y los endemoniados;
y toda la ciudad se agolpó a la puerta.
Y sanó a muchos que estaban enfermos de diversas enfermedades y echó fuera muchos demonios; y no dejaba hablar a los demonios, porque lo conocían.
Y levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba.
Y le buscaron Simón y los que estaban con él;
y hallándole, le dijeron: Todos te buscan.
Y él les dijo: Vamos a los lugares vecinos, para que predique también allí, porque para esto he venido.
Y predicaba en las sinagogas de ellos en toda Galilea, y echaba fuera los demonios.
Y vino a él un leproso, rogándole; y arrodillándose, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme.
Y Jesús, teniendo misericordia de él, extendió su mano, y le tocó y le dijo: Quiero; sé limpio.
Y en cuanto hubo él hablado, de inmediato la lepra se fue de aquel, y quedó limpio.
Entonces le advirtió estrictamente, y le despidió enseguida
y le dijo: Mira, no digas a nadie nada, sino ve, muéstrate al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que Moisés mandó, para testimonio a ellos.
Pero él salió y comenzó a publicarlo mucho y a divulgar el hecho, de manera que ya Jesús no podía entrar abiertamente en la ciudad, sino que se quedaba fuera en los lugares desiertos; y venían a él de todas partes.

Palabra del Señor.


avatar
Rocío del Cielo
Consejo de Glorias
Consejo de Glorias

Cantidad de envíos : 6056
Fecha de inscripción : 06/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Calendario de Actos y Cultos Año VI

Mensaje por Rocío del Cielo el Vie 28 Sep 2018 - 20:55

3º Día del Solemne Triduo en honor a María Santísima Madre de los Desamparados

Lectura del Santo  Evangelio según San Marcos (Capítulo 2)

Jesús perdona los pecados, sana a un paralítico, come con recaudadores de impuestos y pecadores, y proclama que es el Señor del día de reposo.
Y entró Jesús otra vez en Capernaúm después de algunos días, y se oyó que estaba en casa.
Y de inmediato se reunieron muchos, tantos que ya no cabían ni aun a la puerta; y él les predicaba la palabra.
Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado entre cuatro.
Y como no podían acercarse a él a causa del gentío, destaparon el techo de donde él estaba y, haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico.
Y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados.
Estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales, pensando en sus corazones,
decían: ¿Por qué habla este así? Blasfemias dice. ¿Quién puede perdonar pecados, sino solo Dios?
Y conociendo al instante Jesús en su espíritu que pensaban así dentro de sí mismos, les dijo: ¿Por qué pensáis estas cosas en vuestros corazones?
¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, y toma tu lecho y anda?
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico):
A ti te digo: ¡Levántate!, y toma tu lecho y vete a tu casa.
Entonces él se levantó enseguida y, tomando su lecho, salió delante de todos, de manera que todos se asombraron y glorificaron a Dios, diciendo: Nunca hemos visto tal cosa.
Y volvió a salir al mar, y toda la gente venía a él, y les enseñaba.
Y al pasar, vio a Leví hijo de Alfeo sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y levantándose, le siguió.
Y aconteció que, estando Jesús a la mesa en casa de él, muchos publicanos y pecadores estaban también a la mesa juntamente con Jesús y sus discípulos, porque había muchos y le habían seguido.
Y los escribas y los fariseos, viéndole comer con los publicanos y con los pecadores, dijeron a los discípulos: ¿Qué es esto, que él come y bebe con los publicanos y con los pecadores?
Y oyéndolo Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar al arrepentimiento a los justos, sino a los pecadores.
Y los discípulos de Juan y los de los fariseos ayunaban; y vinieron y le dijeron: ¿Por qué los discípulos de Juan y los de los fariseos ayunan, y tus discípulos no ayunan?
Y Jesús les dijo: ¿Acaso ayunan los que están de bodas mientras el esposo está con ellos? Entretanto que tienen consigo al esposo, no pueden ayunar.
Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, y entonces, en aquellos días ayunarán.
Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; de otra manera, el mismo remiendo nuevo tira del viejo y la rotura se hace peor.
Ni nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo rompe los odres, y se derrama el vino y los odres se pierden, pues el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar.
Y aconteció que pasando él por los sembrados en el día de reposo, sus discípulos, andando, comenzaron a arrancar espigas.
Entonces los fariseos le dijeron: He aquí, ¿por qué hacen en el día de reposo lo que no es lícito?
Y él les dijo: ¿Nunca leísteis lo que hizo David cuando tuvo necesidad, y tuvo hambre, él y los que con él estaban;
cómo entró en la casa de Dios, siendo Abiatar sumo sacerdote, y comió los panes de la proposición, de los cuales no es lícito comer sino a los sacerdotes, y aun dio a los que con él estaban?
También les dijo: El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo.
Así que el Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo.

avatar
Rocío del Cielo
Consejo de Glorias
Consejo de Glorias

Cantidad de envíos : 6056
Fecha de inscripción : 06/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Calendario de Actos y Cultos Año VI

Mensaje por Rocío del Cielo el Vie 28 Sep 2018 - 21:12

Función Solemne y Besamanos en honor a María Santísima Madre de los Desamparados

Sevilla despertaba una mañana de domingo en el barrio de San Esteban, con la imagen de Nuestra Madre de los Desamparados que se encontraba bajo el altar mayor preparada para el que sería su primer besamanos. Gran cantidad de fieles y devotos se encontraban en todo momento acompañando a Nuestra titular, que no querían perderse la oportunidad de tenerla tan cerca, y de poder besar sus benditas manos.

Dio comienzo la Solemne Función

Lectura del Santo Evangelio según San Marcos (Capítulo 3)
Jesús sana a un enfermo en el día de reposo — Escoge y ordena a los Doce Apóstoles — Él pregunta: ¿Puede Satanás echar fuera a Satanás? — Habla de la blasfemia contra el Espíritu Santo y reconoce a los creyentes como integrantes de Su familia.

Y otra vez entró en la sinagoga; y había allí un hombre que tenía seca una mano.
Y le acechaban para ver si le sanaría en el día de reposo, para acusarle.
Entonces dijo al hombre que tenía la mano seca: Levántate y ponte en medio.
Y les dijo: ¿Es lícito hacer bien en el día de reposo, o hacer mal? ¿Salvar la vida, o quitarla? Pero ellos callaban.
Y mirándolos alrededor con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y la extendió, y su mano le fue restaurada sana.
Entonces, saliendo los fariseos, tomaron consejo con los herodianos contra él, para matarle.
Mas Jesús se apartó al mar con sus discípulos; y le siguió gran multitud de Galilea, y de Judea,
y de Jerusalén, y de Idumea y del otro lado del Jordán. Y los de alrededor de Tiro y de Sidón, una gran multitud, oyendo cuán grandes cosas hacía, vinieron a él.
Y dijo a sus discípulos que le tuviesen siempre lista la barca, a causa del gentío, para que no le oprimiesen.
Porque había sanado a muchos, de manera que se echaban sobre él, para tocarle, cuantos tenían plagas.
Y los espíritus inmundos, al verle, se postraban delante de él y daban voces, diciendo: ¡Tú eres el Hijo de Dios!
Pero él los reprendía mucho para que no le dieran a conocer.
Y subió al monte y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él.
Y designó a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar,
y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios:
a Simón, a quien puso por nombre Pedro;y a Jacobo hijo de Zebedeo y a Juan, hermano de Jacobo; y los apellidó Boanerges, es decir, Hijos del Trueno;
y a Andrés, y a Felipe, y a Bartolomé, y a Mateo, y a Tomás, y a Jacobo hijo de Alfeo, y a Tadeo, y a Simón el Cananita,
y a Judas Iscariote, el que le entregó. Y entraron en una casa.
Y se agolpó de nuevo la gente, de modo que ellos ni siquiera podían comer pan.
Y cuando lo oyeron los suyos, vinieron para prenderle, porque decían: Está fuera de sí.
Y los escribas que habían venido de Jerusalén decían que tenía a Beelzebú, y que por el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios.
Y habiéndolos llamado, les decía en parábolas: ¿Cómo puede Satanás echar fuera a Satanás?
Y si algún reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer.
Y si alguna casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer.
Y si Satanás se levanta contra sí mismo y está dividido, no puede permanecer, sino que ha llegado su fin.
Nadie puede saquear las alhajas de un hombre fuerte, entrando en su casa, si antes no le ata; entonces saqueará su casa.
De cierto os digo que todos los pecados les serán perdonados a los hijos de los hombres, y las blasfemias con que blasfemen;
pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que está expuesto a juicio eterno.
Porque habían dicho: Tiene espíritu inmundo.
Vinieron después sus hermanos y su madre, y quedándose afuera, enviaron a llamarle.
Y la gente estaba sentada alrededor de él, y le dijeron: He aquí, tu madre y tus hermanos están afuera y te buscan.
Y él les respondió, diciendo: ¿Quién es mi madre y quienes son mis hermanos?
Y mirando a los que estaban sentados alrededor de él, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos.
Porque cualquiera que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, y mi hermana y mi madre.

Una finalizada la función,se volvió a reanudar el besamanos que duraría hasta bien entrada la tarde.

avatar
Rocío del Cielo
Consejo de Glorias
Consejo de Glorias

Cantidad de envíos : 6056
Fecha de inscripción : 06/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Calendario de Actos y Cultos Año VI

Mensaje por Rocío del Cielo el Vie 28 Sep 2018 - 21:20

Misa en honor a todos los difuntos

Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.
En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;
y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.
Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.
Ellos son del mundo; por eso hablan del mundo, y el mundo los oye.
Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error.
Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.
El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.
En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.
En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.
Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.
Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.
En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu.
Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo.
Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.
Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.
En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo.
En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.
Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.
Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?
Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano.


avatar
Rocío del Cielo
Consejo de Glorias
Consejo de Glorias

Cantidad de envíos : 6056
Fecha de inscripción : 06/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Calendario de Actos y Cultos Año VI

Mensaje por Rocío del Cielo el Mar 2 Oct 2018 - 14:42

Solemnidad de Cristo Rey

PRIMERA LECTURA

A vosotras, mis ovejas, voy a juzgar entre oveja y oveja

Lectura de la profecía de Ezequiel 34, 11-12. 15-17

Así dice el Señor Dios: «Yo mismo en persona buscaré a mis ovejas, siguiendo su rastro.

Como sigue el pastor el rastro de su rebaño, cuando las ovejas se le dispersan, así seguiré yo el rastro de mis ovejas y las libraré, sacándolas de todos los lugares por donde se desperdigaron un día de oscuridad y nubarrones.
Yo mismo apacentaré mis ovejas, yo mismo las haré sestear -oráculo del Señor Dios-
Buscaré las ovejas perdidas, recogeré a las descarriadas; vendaré a las heridas; curaré a las enfermas: a las gordas y fuertes las guardaré y las apacentaré« como es debido.
Y a vosotras, mis ovejas, así dice el Señor: Voy a juzgar entre oveja y oveja, entre carnero y macho cabrío.»
Palabra de Dios.

Salmo responsorial
Sal 22, 1-2a. 2b-3. 5. 6 (R.: 1)

R. El Señor es mi pastor, nada me falta.
El Señor es mi pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace recostar. R.
Me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas; me guía por el sendero justo, por el honor de su nombre. R.
Preparas una mesa ante mí, enfrente de mis enemigos; me unges la cabeza con perfume, y mi copa rebosa. R.
Tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida, y habitaré en la casa del Señor por años sin término. R.

SEGUNDA LECTURA

Devolverá a Nos Padre su reino, y así Dios lo será todo para todos

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 15, 20-26. 28

Hermanos:

Cristo resucitó de entre los muertos: el primero de todos.
Si por un hombre vino la muerte, por un hombre ha venido la resurrección. Si por Adán murieron todos, por Cristo todos volverán a la vida.
Pero cada uno en su puesto: primero Cristo, como primicia; después, cuando él vuelva, todos los que son de Cristo; después los últimos, cuando Cristo devuelva a Dios Padre su reino, una vez aniquilado todo principado, poder y fuerza.
Cristo tiene que reinar hasta que Dios haga de sus enemigos estrado de sus pies. El último enemigo aniquilado será la muerte.
Y, cuando todo esté sometido, entonces también el Hijo se someterá a Dios, al que se lo había sometido todo.
Y así Dios lo será todo para todos.
Palabra de Dios

Aleluya Mc 11, 9b-10a
Bendito el que viene en nombre del Señor. Bendito el reino que llega, el de nuestro padre David.

EVANGELIO
Se sentará en el trono de su gloria y separará a unos de otros

+ Lectura del santo evangelio según san Mateo 25, 31-46

En aquel tiempo,' dijo Jesús a sus discípulos:
-«Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones.
Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras.
Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.
Entonces dirá el rey a los de su derecha:
"Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.
Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme."
Entonces los justos le contestarán:
"Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?»
Y el rey les dirá:  "Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis."
Y entonces dirá a los de su izquierda:
"Apartaos de mi, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis. "
Entonces también éstos contestarán:
"Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?"

Y él replicará:

"Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo."
Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.»
Palabra de Dios

avatar
Rocío del Cielo
Consejo de Glorias
Consejo de Glorias

Cantidad de envíos : 6056
Fecha de inscripción : 06/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Calendario de Actos y Cultos Año VI

Mensaje por Rocío del Cielo el Vie 19 Oct 2018 - 20:23

Misa de Hermandad

El Santo Evangelio según San Lucas
Capítulo 1
Gabriel promete a Zacarías que Elisabet dará a luz un hijo, al que llamarán Juan — También anuncia a María que será la madre del Hijo de Dios — María visita a Elisabet y pronuncia un salmo de alabanza — Nace Juan el Bautista — Zacarías profetiza acerca de la misión de Juan.

Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas,
tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos y fueron ministros de la palabra,
me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde el principio, escribírtelas en orden, oh excelentísimo Teófilo,
para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido enseñado.
Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, un sacerdote llamado Zacarías, del grupo de Abías; y su esposa era de las hijas de Aarón y se llamaba Elisabet.
Y ambos eran justos delante de Dios y andaban irreprensibles en todos los mandamientos y estatutos del Señor.
Pero no tenían hijos, porque Elisabet era estéril, y ambos eran ya de edad avanzada.
Y aconteció que, ejerciendo Zacarías el sacerdocio delante de Dios, según el orden de su grupo,
conforme a la costumbre del sacerdocio, le tocó en suerte ofrecer el incienso al entrar en el templo del Señor.
Y toda la multitud del pueblo estaba fuera, orando a la hora del incienso.
Entonces se le apareció un ángel del Señor puesto de pie a la derecha del altar del incienso.
Y al verle, Zacarías se turbó y cayó temor sobre él.
Pero el ángel le dijo: Zacarías, no temas, porque tu oración ha sido oída, y tu esposa Elisabet te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Juan.
Y tendrás gozo y alegría, y muchos se regocijarán por su nacimiento,
porque será grande delante del Señor. Y no beberá vino ni sidra, y será lleno del Espíritu Santo aun desde el vientre de su madre.
Y a muchos de los hijos de Israel hará volver al Señor su Dios.
Porque irá delante de él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y a los rebeldes a la prudencia de los justos, a fin de preparar para el Señor un pueblo bien dispuesto.
Y Zacarías dijo al ángel: ¿Cómo sabré esto? Porque yo ya soy viejo, y mi esposa es de edad avanzada.
Y respondiendo el ángel le dijo: Yo soy Gabriel, que estoy delante de Dios; y he sido enviado a hablarte y a darte estas buenas nuevas.
Y he aquí, quedarás mudo y no podrás hablar, hasta el día en que esto se haga, por cuanto no has creído mis palabras, las cuales se cumplirán a su tiempo.
Y el pueblo estaba esperando a Zacarías y se extrañaba de que él se tardara tanto en el templo.
Y cuando salió, no les podía hablar; y entonces comprendieron que había visto una visión en el templo; y él les hablaba por señas, y permaneció mudo.
Y aconteció que, cumplidos los días de su servicio, regresó a su casa.
Y después de aquellos días concibió su esposa Elisabet, y se recluyó en casa durante cinco meses, diciendo:
Así ha hecho el Señor conmigo en los días en que se dignó quitar mi afrenta entre los hombres.
Y al sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret,
a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María.
Y entrando el ángel a donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres.
Pero ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras y pensaba qué salutación sería esta.
Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios.
Y he aquí, concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS.
Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre.
Y reinará en la casa de Jacob para siempre, y de su reino no habrá fin.
Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? Porque no conozco varón.
Y respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que va a nacer será llamado Hijo de Dios.
Y he aquí, tu parienta Elisabet también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que era llamada estéril;
porque ninguna cosa es imposible para Dios.
Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de ella.
En aquellos días, levantándose María, fue a la montaña con prisa, a una ciudad de Judá;
y entró en casa de Zacarías y saludó a Elisabet.
Y aconteció que cuando oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fue llena del Espíritu Santo
y exclamó a gran voz y dijo: ¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!
¿Por qué se me concede esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí?
Porque he aquí, cuando llegó la voz de tu salutación a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre.
Y bienaventurada la que creyó, porque se cumplirán las cosas que le fueron dichas de parte del Señor.
Entonces María dijo:
Engrandece mi alma al Señor;
y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador,
porque ha mirado la humilde condición de su sierva;
porque he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones,
porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso;
y santo es su nombre.
Y su misericordia es de generación en generación a los que le temen.
Hizo proezas con su brazo;
esparció a los soberbios en el pensamiento de sus corazones.
Quitó a los poderosos de los tronos
y levantó a los humildes.
A los hambrientos llenó de bienes
y a los ricos los despidió vacíos.
Socorrió a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia,
de la cual habló a nuestros padres,
a Abraham y a su descendencia para siempre.
Y se quedó María con ella como tres meses; después volvió a su casa.
Y a Elisabet se le cumplió el tiempo de su alumbramiento, y dio a luz un hijo.
Y oyeron los vecinos y los parientes que Dios había hecho para con ella gran misericordia, y se alegraron con ella.
Y aconteció que al octavo día vinieron para circuncidar al niño, y le llamaban con el nombre de su padre, Zacarías.
Y respondiendo su madre, dijo: No, sino Juan será llamado.
Y le dijeron: ¿Por qué? No hay nadie en tu parentela que se llame con ese nombre.
Entonces preguntaron por señas a su padre cómo le quería llamar.
Y él, pidiendo una tablilla, escribió, diciendo: Juan es su nombre. Y todos se maravillaron.
En ese mismo momento fue abierta su boca y suelta su lengua, y habló, alabando a Dios.
Y sobrevino un temor sobre todos los vecinos de ellos; y en todas las montañas de Judea se divulgaron todas estas cosas.
Y todos los que las oían las conservaban en su corazón, diciendo: ¿Quién, pues, será este niño? Y la mano del Señor estaba con él.
Y Zacarías, su padre, fue lleno del Espíritu Santo y profetizó, diciendo:
Bendito el Señor Dios de Israel, que ha visitado y
redimido a su pueblo,
y nos levantó un cuerno de salvación en la casa de David, su siervo,
como habló por boca de sus santos profetas que fueron desde el principio:
Salvación de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos aborrecieron,
para hacer misericordia con nuestros padres
y acordarse de su santo convenio;
del juramento que juró a Abraham, nuestro padre,
que nos había de conceder,
que sin temor, librados de nuestros enemigos,
le serviríamos
en santidad y en justicia delante de él todos nuestros días.
Y tú, niño, profeta del Altísimo serás llamado,
porque irás delante de la faz del Señor para preparar sus caminos,
para dar conocimiento de salvación a su pueblo,
para remisión de sus pecados,
por la tierna misericordia de nuestro Dios,
con que nos visitó desde lo alto la aurora,
para dar luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte,
para encaminar nuestros pies por camino de paz.
Y el niño crecía y se fortalecía en espíritu; y estuvo en lugares desiertos hasta el día en que se mostró a Israel.
avatar
Rocío del Cielo
Consejo de Glorias
Consejo de Glorias

Cantidad de envíos : 6056
Fecha de inscripción : 06/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Calendario de Actos y Cultos Año VI

Mensaje por Rocío del Cielo el Vie 19 Oct 2018 - 20:29

Triduo San Esteban

El Santo Evangelio según San Lucas
Capítulo 2
Mensajeros celestiales anuncian el nacimiento de Jesús en Belén — Jesús es circuncidado, y Simeón y Ana profetizan de Su misión — A la edad de doce años se ocupa de los asuntos de Su Padre.

Y aconteció en aquellos días que salió un edicto de parte de Augusto César, que toda la tierra fuese empadronada.
Este primer empadronamiento se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria.
E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad.
Entonces subió José de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David,
para ser empadronado con María, su mujer, desposada con él, la que estaba encinta.
Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días en que ella había de dar a luz.
Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.
Y había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre sus rebaños.
Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor.
Pero el ángel les dijo: No temáis, porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que serán para todo el pueblo:
que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.
Y esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.
Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios y decían:
¡Gloria a Dios en las alturas,
y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!
Y aconteció que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron los unos a los otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido y que el Señor nos ha manifestado.
Y vinieron deprisa y hallaron a María, y a José, y al niño acostado en el pesebre.
Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño.
Y todos los que oyeron se maravillaron de lo que los pastores les decían.
Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.
Y los pastores se volvieron, glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho.
Y cumplidos los ocho días para circuncidar al niño, llamaron su nombre JESÚS, el cual le había sido puesto por el ángel antes que él fuese concebido en el vientre.
Y cuando se cumplieron los días de la purificación de ella, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarlo al Señor
(como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abra la matriz será llamado santo para el Señor),
y para dar la ofrenda conforme a lo que está dicho en la ley del Señor: un par de tórtolas o dos pichones.
Y he aquí, había un hombre en Jerusalén llamado Simeón, y este hombre, justo y piadoso, esperaba la consolación de Israel; y el Espíritu Santo estaba sobre él.
Y había recibido revelación del Espíritu Santo que no vería la muerte antes que viese al Cristo del Señor.
Y movido por el Espíritu, vino al templo. Y cuando los padres llevaron al niño Jesús al templo, para hacer por él conforme a la costumbre de la ley,
entonces él lo tomó en sus brazos, y bendijo a Dios y dijo:
Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz,
conforme a tu palabra,
porque han visto mis ojos tu salvación,
la cual has preparado en presencia de todos los pueblos;
luz para revelación a los gentiles
y gloria de tu pueblo Israel.
Y José y su madre estaban maravillados de las cosas que se decían de él.
Y los bendijo Simeón y dijo a su madre María: He aquí, este niño ha sido puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha;
y una espada traspasará tu alma misma, para que sean revelados los pensamientos de muchos corazones.
Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad muy avanzada, y había vivido con su marido siete años desde su virginidad;
y era viuda hacía ochenta y cuatro años, y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones.
Y esta, llegando en la misma hora, daba gracias al Señor y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención en Jerusalén.
Después que hubieron cumplido con todas las cosas según la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret.
Y el niño crecía, y se fortalecía y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre él.
E iban sus padres todos los años a Jerusalén en la fiesta de la Pascua.
Y cuando tuvo doce años, subieron ellos a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta.
Y cumplidos los días, al volver ellos, se quedó el niño Jesús en Jerusalén, sin saberlo José y su madre.
Y pensando que estaba entre los del grupo, anduvieron camino de un día; y le buscaban entre los parientes y entre los conocidos;
pero como no le hallaron, volvieron a Jerusalén buscándole.
Y aconteció que tres días después le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndolos y preguntándoles.
Y todos los que le oían se asombraban de su entendimiento y de sus respuestas.
Y cuando le vieron, se maravillaron; y su madre le dijo: Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia.
Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los asuntos de mi Padre me es necesario estar?
Pero ellos no entendieron las palabras que les habló.
Y descendió con ellos y vino a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.
Y Jesús crecía en sabiduría, y en estatura y en gracia para con Dios y los hombres.
avatar
Rocío del Cielo
Consejo de Glorias
Consejo de Glorias

Cantidad de envíos : 6056
Fecha de inscripción : 06/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Calendario de Actos y Cultos Año VI

Mensaje por Rocío del Cielo el Sáb 20 Oct 2018 - 10:47

Quinario a Nuestro Padre Jesús de la Salud y Buen Viaje


Lectura del Santo Evangelio según San Juan
Capítulo 1
Cristo es el Verbo de Dios — Él creó todas las cosas y fue hecho carne — Juan bautiza a Jesús y testifica que
Jesús es el Cordero de Dios — Juan, Andrés, Simón, Felipe y Natanael creen en Cristo y lo siguen.
En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.
Este estaba en el principio con Dios.
Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho.
En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
Y la luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron.
Hubo un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan.
Este vino como testigo, para dar testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por medio de él.
No era él la luz, sino que vino para dar testimonio de la luz.
Aquel era la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene a este mundo.
En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por medio de él; pero el mundo no le conoció.
A los suyos vino, y los suyos no le recibieron.
Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de llegar a ser
hijos de Dios;
que no nacieron de sangre, ni de voluntad de carne ni de voluntad de varón, sino de Dios.
Y el Verbo fue hecho carne y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito
del Padre), lleno de gracia y de verdad.
Juan dio testimonio de él y clamó, diciendo: Este es aquel de quien yo decía: El que viene después
de mí es antes de mí, porque era primero que yo.
Porque de su plenitud recibimos todos, y gracia sobre gracia.
Porque la ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad vinieron por medio de
Jesucristo.
A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
Y este es el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron de Jerusalén sacerdotes y levitas para
que le preguntasen: Tú, ¿quién eres?
Y confesó y no negó, sino que confesó: Yo no soy el Cristo.
Y le preguntaron: ¿Qué, pues? ¿Eres tú Elías? Dijo: No lo soy. ¿Eres tú el profeta? Y respondió: No.
Entonces le dijeron: ¿Pues quién eres?, para que demos respuesta a los que nos enviaron. ¿Qué
dices de ti mismo?
Dijo: Yo soy la voz de uno que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor, como dijo el
profeta Isaías.
Y los que habían sido enviados eran de los fariseos.
Entonces le preguntaron y le dijeron: ¿Por qué, pues, bautizas, si tú no eres el Cristo, ni Elías ni el
profeta?
Y Juan les respondió, diciendo: Yo bautizo con agua, mas en medio de vosotros hay uno a quien
vosotros no conocéis.
Este es el que ha de venir después de mí, el que es antes de mí, de quien yo no soy digno de
desatar la correa de su sandalia.
Estas cosas acontecieron en Betábara, al otro lado del Jordán, donde Juan bautizaba.
Al día siguiente vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: ¡He aquí el Cordero de Dios, que quita el
pecado del mundo!
Este es aquel de quien yo dije: Después de mí viene un varón que es antes de mí, porque era
primero que yo.
Y yo no le conocía, pero para que fuese manifestado a Israel, por eso vine yo bautizando en agua.
Y Juan dio testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y que reposó
sobre él.
Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar en agua me dijo: Aquel sobre quien veas
descender el Espíritu y que reposa sobre él, ese es el que bautiza con el Espíritu Santo.
Y yo le he visto y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios.
Al siguiente día otra vez estaba Juan, y con él dos de sus discípulos.
Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: ¡He aquí el Cordero de Dios!
Y los dos discípulos le oyeron hablar y siguieron a Jesús.
Y volviéndose Jesús y viendo que le seguían, les dijo: ¿Qué buscáis? Y ellos le dijeron: Rabí (que
interpretado quiere decir Maestro), ¿dónde moras?
Les dijo: Venid y ved. Entonces fueron y vieron dónde moraba, y se quedaron con él aquel día,
porque era como la hora décima.
Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan y que habían
seguido a Jesús.
Aquel halló primero a su hermano Simón y le dijo: Hemos hallado al Mesías (que interpretado es,
el Cristo).
Y le trajo a Jesús. Y mirándole Jesús, dijo: Tú eres Simón hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas (que
quiere decir piedra).
Al día siguiente, quiso Jesús ir a Galilea, y halló a Felipe y le dijo: Sígueme.
Y Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y de Pedro.
Felipe halló a Natanael y le dijo: Hemos hallado a aquel de quien escribieron Moisés, en la ley, y
también los profetas: a Jesús hijo de José, de Nazaret.
Y le dijo Natanael: ¿De Nazaret puede salir algo bueno? Le dijo Felipe: Ven y ve.
Jesús vio a Natanael que se le acercaba y dijo de él: He aquí un verdadero israelita, en quien no
hay engaño.
Le dijo Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús y le dijo: Antes que Felipe te llamara,
cuando estabas debajo de la higuera, te vi.
Respondió Natanael y le dijo: ¡Rabí, tú eres el Hijo de Dios! ¡Tú eres el Rey de Israel!
Respondió Jesús y le dijo: ¿Crees porque te dije que te vi debajo de la higuera? Cosas mayores que
estas verás.
Y le dijo: De cierto, de cierto os digo: De aquí en adelante veréis el cielo abierto y a los ángeles de
Dios que ascienden y descienden sobre el Hijo del Hombre.


avatar
Rocío del Cielo
Consejo de Glorias
Consejo de Glorias

Cantidad de envíos : 6056
Fecha de inscripción : 06/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Calendario de Actos y Cultos Año VI

Mensaje por Rocío del Cielo el Sáb 20 Oct 2018 - 10:53

Función Principal de Instituto a Ntro. Padre Jesús de la Salud y Buen Viaje


El Santo Evangelio según San Juan
Capítulo 2
Jesús convierte el agua en vino, en Caná — Asiste a la Pascua, purifica el templo, predice Su muerte y Su resurrección, y efectúa milagros.


Y al tercer día se celebraron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús.
Y también fueron invitados a las bodas Jesús y sus discípulos.
Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino.
Y Jesús le dijo: ¿Qué tengo yo que ver contigo, mujer? Aún no ha llegado mi hora.
Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que él os diga.
Y había allí seis tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una de ellas cabían dos o tres cántaros.
Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba.
Entonces les dijo: Sacad ahora y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron.
Y cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era (aunque sí lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua), el maestresala llamó al novio
y le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando están satisfechos, entonces el inferior; pero tú has guardado el buen vino hasta ahora.
Este principio de milagros hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él.
Después de esto, descendieron a Capernaúm él, y su madre, y sus hermanos y sus discípulos; y estuvieron allí no muchos días.
Y estaba cerca la Pascua de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén.
Y halló en el templo a los que vendían bueyes, y ovejas y palomas, y a los cambistas allí sentados.
Y, haciendo un azote de cuerdas, los echó a todos del templo, con las ovejas y los bueyes; y desparramó las monedas de los cambistas y volcó las mesas.
Y dijo a los que vendían las palomas: ¡Quitad esto de aquí y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado!
Entonces se acordaron sus discípulos de que está escrito: El celo de tu casa me consumió.
Y los judíos respondieron y le dijeron: ¿Qué señal nos muestras, ya que haces esto?
Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.
Entonces dijeron los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás?
Pero él hablaba del templo de su cuerpo.
Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron de que había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en las palabras que Jesús había dicho.
Y estando en Jerusalén en la Pascua, en el día de la fiesta, muchos creyeron en su nombre, viendo los milagros que hacía.
Pero Jesús mismo no confiaba en ellos, porque los conocía a todos,
y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio acerca de los hombres, pues él sabía lo que había en el hombre.


avatar
Rocío del Cielo
Consejo de Glorias
Consejo de Glorias

Cantidad de envíos : 6056
Fecha de inscripción : 06/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Calendario de Actos y Cultos Año VI

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.